Dawn Endico - Creative Commons

​​La Vaca Recomienda: arte y educación, libros para una pedagogía del futuro

21 | 02 | 2022

La relación entre el aprendizaje y el quehacer artístico es innegable. Esta es una selección de La Vaca Independiente de libros sobre la hermosa relación entre la pedagogía y el arte.

“El arte no reproduce lo que vemos, nos hace verlo”, escribió Paul Klee en un texto escrito en 1920 titulado Confesión creativa. Siguiendo la línea trazada por el artista suizo, el arte sería capaz de abrirnos los ojos a una parte del mundo, liberarnos de un tipo de ceguera y dotarnos de consciencia —de una manera semejante a la educación.

Pocas cosas se comparan con la emoción y la catarsis que puede generar el estar frente a una obra de arte —ese momento en el que nos encontramos de cerca con nuestras emociones y descubrimos, a través de letras, melodías o imágenes, que dicha pieza se quedará por siempre en nuestra memoria. Las experiencias profundas son parte de la construcción de la personalidad y el carácter, y, por eso, el arte y sus efectos debieran ser una parte fundamental de nuestra educación desde los primeros años.

Aunque solo una parte de lo que aprendemos durante nuestros años escolares logra quedarse en nuestra memoria, son las vivencias plenas —que muchas veces están relacionadas con el arte— las que se sostienen, entre otras cosas, porque la creatividad es disruptiva y porque, para realmente aprender algo, hay que realmente entenderlo y, en ocasiones, sentirlo. El arte y la creatividad tienen la posibilidad de confrontarnos con lo que somos; nos expulsan de nuestra comodidad y expanden los límites tanto de lo que somos como de nuestra narrativa personal.

Por estas razones, es posible afirmar que el integrar el arte en la vida escolar trasciende el puro placer estético o las buenas intenciones. Se trata de la posibilidad de evolucionar en términos personales y también académicos; es la oportunidad de que los niños entiendan cómo es que una colección de piedras, aparentemente comunes e insignificantes, pudieron convertirse en una inmensa catedral que fue diseñada por un arquitecto que quería tocar el cielo, o cómo es que del acomodo de algunas palabras nace un poema capaz de cambiar nuestra percepción del mundo.

Al respecto, alguna vez el pintor ruso W. Kandinsky dijo: Cada obra de arte es hija de su tiempo y, a menudo, madre de nuestros sentimientos. En ese sentido, el arte es también un testigo del tiempo en el que es creado y, asimismo, un maestro infalible.

El arte está en todos lados, aunque a veces no nos demos cuenta

La arquitectura, la música, la danza, cada una de las disciplinas artísticas son una expresión de lo humano, de su pensamiento, de su historia y de su interioridad —y estas prácticas son capaces de fomentar un proceso de desarrollo y transformación que nos da herramientas para vivir una existencia plena y más consciente, tanto si las llevamos a la práctica como si somos espectadores.

Como lo sugiere este estudio realizado por la Universidad Autónoma Metropolitana, el arte aflora los sentimientos que siempre han estado ahí de forma inconsciente. Aumenta las capacidades cognitivas y, sobre todo, genera preguntas sobre el mundo en el que habitamos. Todas estas habilidades son necesarias en las aulas.

Dicho de otra manera, el universo artístico nos regala herramientas necesarias para el desarrollo, pues el uso cotidiano de la creatividad es capaz, incluso, de cambiar la relación entre los estudiantes, los padres y los maestros —de transformar sociedades. Además, la inclusión de asignaturas artísticas plantea la posibilidad de un aprendizaje que no necesariamente requiere de aprender datos de memoria, algo que acerca a los estudiantes al descubrimiento y a la curiosidad genuina.

Para formar el desarrollo de personas integrales, hay que encontrar un equilibrio entre la enseñanza académica más tradicional y el pensamiento creativo; tender puentes entre la inteligencia y el sentimiento. Cuando se aprende de una forma multidisciplinaria, es posible que los estudiantes adquieran un panorama amplio de nuestro presente y de las posibilidades de nuestro futuro.

Algunos libros que hay que leer

La experiencia educativa debiera existir en un mundo armonioso, sostenible y, sobre todo, placentero. Para lograr esto, el arte juega un papel fundamental, ya que, entre otras cosas, puede hacer disfrutable el aprendizaje. En otras palabras, nuestro presente requiere entornos educativos innovadores. Por eso, hemos hecho una selección de libros que giran en torno al vínculo inquebrantable que existe entre la educación y el arte.

El factor ¡wuau! El papel de las artes en la educación – Anne Bamford

Hoy más que nunca el arte está dándole forma a nuestra vida cotidiana a través de la creación de nuevas empresas culturales. Ya no está confinado a salas de conciertos o museos, ahora es parte de nuestra economía y también de nuestros programas de estudio. A pesar de su importancia, y a diferencia de la gran parte de las asignaturas, enseñar arte todavía es un método en busca de una forma propia. Para clarificar este camino, Anne Bamford, una profesora de artes británica, dirigió una de las primeras iniciativas de investigación respecto a las ventajas de crear un puente entre arte y educación. Para entender del tema, ella recopiló las experiencias educativas en más de 60 países y destiló las ventajas que tiene usar la creatividad artística en la pedagogía.

El arte y la creación de la mente – Elliot Eisner

El investigador Elliot Eisener sostiene que el arte es capaz de desarrollar la mente crítica en los individuos. Para demostrarlo, se estudió cómo los procesos creativos refinan y desarrollan diversas partes del cerebro. Según Eisner, las herramientas creativas son mucho más importantes para la vida cotidiana de lo que hasta ahora se ha considerado. En El arte y la creación de la mente se plantean propuestas para integrar la educación con el arte desde distintos puntos de partida. También se visitan métodos para aprender a enseñar las diversas narrativas creativas de una forma irreverente y profunda.

Un camino para ser y trascender. El desarrollo de la Inteligencia integral – Claudia Madrazo

En esta obra se analiza con profundidad y agudeza una pregunta clave: ¿qué roles juegan la sensibilidad, la escucha, el diálogo, la expresión creativa y el arte en nuestro bienestar? A través de la teoría y la metodología, la autora responde esta compleja pregunta y se le revela al lector un camino educativo fuera y dentro de las escuelas. En este libro, Claudia Madrazo indaga en la posibilidad de generar nuevos vínculos sociales —integrando distintas voces y disciplinas— que nos permitan encontrar un camino común; edificar juntos ideas novedosas y siempre creativas que atiendan las múltiples necesidades de nuestra época; reunir en un mismo lugar la tecnología, la creatividad y la inteligencia humana. Madrazo habla también del método dia, que pretende inculcar una educación “con principios éticos y estéticos” que orienten a niños, padres y maestros hacia un futuro más responsable y más disfrutable.

Liberar la imaginación: ensayos sobre educación, arte y cambio social – Maxine Greene

Maxine Greene fue una académica de la Universidad de Columbia, activista y filósofa estadounidense que dedicó gran parte de su trabajo al tema de la enseñanza de arte, la literatura y la importancia del multiculturalismo. Durante su vida escribió cientos de artículos al respecto, pero esta pieza en particular engloba una serie de ensayos que develan la importancia que tiene la educación solo si los estudiantes son capaces de desarrollar un pensamiento creativo. Y esa es la única manera de generar un cambio en nuestra sociedad. Así, Greene plantea que el uso continuo de la imaginación puede dar a los estudiantes el medio para buscar significado y adquirir una voz. 

Arts and cognition – David Perkins y Barbara Leondar

Este libro compila una serie de investigaciones multidisciplinarias que se realizaron en la Universidad de Harvard con el objetivo de resignificar, de una vez y para siempre, la importancia que tiene el arte en nuestra vida. Para estos expertos, el proceso creativo, lejos de ser únicamente una manifestación del inconsciente, es una herramienta en la que se requieren “discriminación sensible, habilidades automáticas y el esfuerzo constante y deliberado tanto del artista como del público”. Entre los experimentos realizados para la creación de este proyecto, está el de poner a los niños pequeños a escribir relatos, a los invidentes a dibujar y a los poetas a recitar versos que no son suyos.

Arte, educación y diversidad cultural – Graeme Chalmers

Chalmers es profesor en la Universidad de la Columbia Británica. En esta obra, que hace alusión a su título, el académico destaca la importancia que tiene para la educación que ésta sea multidiversa y que incluya programas artísticos. De acuerdo con Chalmers, estos dos elementos ayudan a que los estudiantes reciban estímulos constantes capaces de desarrollar su autoestima y un orgullo real por su historia personal y la de su familia. El académico también destaca la importancia de crear programas de estudio en los que se incluya la educación artística con un enfoque a la diversidad cultural, pues lo considera vital para que los jóvenes aprendan a usar herramientas empáticas y profesionales que les permitirán ser mejores adultos.

Cargar Más
© 2020 La Vaca Independiente
Aviso de privacidad
contacto@lavaca.edu.mx
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe una selección mensual de contenidos que te inspirarán.