Arte para convertir utopías en realidad

10 | 08 | 2021

Sobre cómo el arte y los artistas han transformado a las sociedades que habitan…

Todos, en algún momento, nos hemos detenido a preguntarnos de qué se trata nuestra existencia o a qué venimos a este mundo. Es probable que cada persona tenga una respuesta diferente, pero hay algunos que coinciden en esta búsqueda de significado. Existen personas que nacen con una voluntad específica de transformar (tal vez, mejorar) el mundo que las rodea; ahí, en la posibilidad de edificar su espíritu a través de la transmutación de su realidad, está ese puente invisible que reúne el arte con la sociedad —el arte como posibilidad de transformar a las sociedades humanas.

Podría parecer utópico afirmar que una canción, una pieza de danza, un poema, una fotografía o una pintura han aliviado los grandes males que padece la humanidad; pero así ha sido. A lo largo de la historia el ser humano ha recurrido al acto creativo —esa capacidad que amalgama nuestra subjetividad, nuestra sensibilidad, nuestro sentido de colectividad y nuestra biografía— como herramienta para motivar, educar e incentivar a las personas a no resignarse con lo que hay, sino intentar hacerlo mejor.

El arte le ha dado una voz poderosa a las crisis más grandes que ha enfrentado la humanidad; las ha hecho visibles, las ha explorado y, sin duda, ha sido parte de su solución. Es así como el Guernica de Picasso, más que una obra que habita el Museo Reina Sofía en Madrid, es el testimonio de una atrocidad que no debe volver a ocurrir; o que El gabinete del doctor Caligari, más que una famosa pieza del cine expresionista alemán, sea un documental ficcionalizado sobre la locura de la posguerra.

El activismo artístico

A lo largo del tiempo ha sido claro cómo los cambios radicales en la sociedad impulsan la creatividad de formas insospechadas. Prueba de ello es la gran cantidad de eruditos que han usado su talento para educar y hacer conciencia de los grandes temas sociales que nos incumben a todos.

Ahí, en los momentos más turbios de la humanidad, el arte ha dado esperanza en medio de la incertidumbre —un plano para recorrer el laberinto, la luz de un faro en medio del mar. Basta contemplar los dibujos que hacían los refugiados en los campos de concentración franceses tras la Guerra Civil Española o escuchar los himnos de trabajo que cantaban los esclavos en Estados Unidos mientras recolectaban algodón —dos ejemplos de cómo nuestras condiciones, por más adversas que sean, son capaces de alimentar lo mejor que hay dentro de nosotros.

A lo largo de nuestra historia como especie, los artistas han tenido un rol central en diversos movimientos sociales alrededor del mundo; han usado su talento y sensibilidad para generar narrativas sociales capaces de inspirar más emociones y claridad que cualquier discurso político.

Y es que el arte es la posibilidad de expresión más grande que existe y, quizá, la más compleja. Es también la oportunidad de que la gente escuche nuestra voz interior y esta pueda tocarse con la suya. Un ejemplo de lo anterior son el póster y el grafiti, formatos del arte destinados a los muros y creados para cambiar paradigmas sociales. Así, es posible afirmar que todo movimiento social nació de la creación de una realidad imposible.

La revolución de Jiddu Krishnamurti

Existen muchos tipos de activismo artístico, pero vale la pena destacar a Jiddu Krishnamurti, pensador y filósofo indio que comprendió y transmitió sus enseñanzas a todo aquel que quisiera escuchar. Su revolución fue lenta y contundente, y consistió en la búsqueda infinita de sentido a través de la paz y la conciencia.

Heredero de las enseñanzas ancestrales de los Vedas y de las tradiciones budistas, Krishnamurti supo desafiar su educación, primero de castas y luego producto de la colonización inglesa en su país. Tuvo la valentía de alejarse de toda nacionalidad y dedicó su vida a viajar para enseñarle a sus alumnos la posibilidad de encontrar la paz en la vida cotidiana.

Durante más de 60 años le habló a grandes audiencias de la necesidad de un cambio radical en la humanidad. Para él, había que encarar los problemas de la existencia a través de la paz y emprender una búsqueda personal de la felicidad; para él, los humanos debiéramos aprender a liberarnos del sufrimiento a través de la meditación y de diversas prácticas espirituales.

Para Krishnamurti, el arte era la posibilidad del cambio y sobre todo la oportunidad de ver el mundo a cabalidad —los árboles y cómo la luz los atraviesa, todos los días.

El activismo de Joseph Beuys

Uno de los artistas que más han inspirado a La Vaca Independiente, Joseph Beuys, nació en Alemania en 1921. Este hombre se convirtió en uno de los creadores más influyentes de la última mitad del siglo XX, entre otras cosas, por su amplio activismo político y su complejo entendimiento del mundo.

El artista pensaba que el poder creativo era una fuerza revolucionaria y transformadora de la sociedad. Su obra está llena de símbolos que representan, entre otras cosas, las devastación de la posguerra en su país natal. A través de poderosas instalaciones y performances, logró que todas sus incertidumbres en torno a  la existencia se resolvieran a través de experiencias artísticas.

Beuys fue un artista plenamente multifacético que tuvo la valentía de llevar el arte a terrenos complejos, como el político. Durante su vida creó un partido y tuvo una militancia desde su obra. Su obsesión era crear una nueva realidad usando materiales inesperados como el fieltro, la cera y la miel; tres elementos que utilizó para recuperar la naturaleza como punto de partida para imaginar una utopía y luego llevarla a un presente concreto.

* * *

Una de las posibilidades más elementales de transformación social es la educación. En este sentido, la mediación dia, pilar metodológico del Instituto DIA, implica una construcción pedagógica que propone al arte como una vía de aprendizaje en un proceso de formación y acompañamiento sensible, intencional y reflexivo para desarrollar una inteligencia integral y capacidades cognitivas, físicas, afectivas, comunicativas y sociales a través del arte y la co-creación.

Cargar Más
© 2020 La Vaca Independiente
Aviso de privacidad
contacto@lavaca.edu.mx
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe una selección mensual de contenidos que te inspirarán.