Cómo cuidar a las abejas del mundo

18 | 02 | 2021

El papel de las abejas en nuestras vidas es más importante de lo que imaginamos. Estas son algunas acciones que podemos llevar a cabo para ayudar a regenerar sus poblaciones.

A pesar de su tamaño, las abejas son seres que juegan un papel enorme en los ecosistemas de nuestro planeta. Una de sus grandes tareas, la polinización, es clave para la seguridad alimentaria del mundo, pues hace posible una gran cantidad de las cosechas humanas —esas que proveen de alimentos a millones de personas. Además, su presencia también refleja la salud de su entorno. Lamentablemente, las poblaciones de abejas y otros insectos polinizadores (como los abejorros) se han reducido dramáticamente en años recientes, y es urgente tomar medidas ante esta realidad. Existen, de hecho, algunas acciones que cualquier persona puede realizar para favorecer (y celebrar) su preciosa existencia.

Además de proveernos con un alimento de gran calidad nutricional, la miel, las abejas son responsables de la polinización de tres cuartas partes de las cosechas que producen el 90% de los productos que alimentan al ser humano; en otras palabras, una tercera parte de la producción de comida en el mundo depende de las abejas. En las últimas cinco décadas, la producción de las cosechas que dependen de insectos polinizadores —vegetales, frutas, semillas y nueces— se ha triplicado; en esta industria, las abejas juegan un papel esencial, pues la polinización efectiva aumenta la producción agrícola, mejora la calidad de sus productos y favorece la resistencia de dichas cosechas a otras inclemencias como las plagas.

Pero más allá de su papel en las industrias y la alimentación humana, las abejas también son vitales para el balance y la biodiversidad de los ecosistemas; esto se debe a que la polinización contribuye de manera significativa a mantenerlos y protegerlos —a las plantas y animales que los habitan—, además de contribuir a su diversidad genética y biótica. Finalmente, las abejas y otros insectos polinizadores son indicadores del estado de un hábitat: su presencia, ausencia y poblaciones son un reflejo de su salud. Es por esta razón que la reducción en sus poblaciones es tan preocupante.

Estudios recientes sostienen que, en las últimas décadas, las poblaciones de abejas se han reducido seriamente a nivel global —y de forma particular en el norte de América y Europa. Una de las razones principales de ello es el uso intensivo de químicos y pesticidas en la industria agrícola. Pero las abejas también se han visto afectadas por enfermedades como la causada por un ácaro llamado varroa; por la urbanización de áreas que solían ser santuarios para las abejas; el cambio climático; y el comercio indiscriminado de miel.

El ser humano enfrenta una lamentable paradoja: al tiempo que necesita cada vez más insectos polinizadores, sus actividades han causado la reducción dramática en sus poblaciones y, por lo tanto, el desgaste de los ecosistemas que son su hogar. A pesar de tratarse de un problema de grandes dimensiones, existen algunas cosas que las personas pueden hacer para favorecer la salud y presencia de las abejas. Aquí algunas ideas:

*Haz un jardín para abejas. Una de las grandes amenazas que enfrentan las poblaciones de abejas en el mundo es el desgaste de sus hábitats. Si tienes algún espacio al aire libre, haz un jardín para ellas. Escoge plantas ricas en polen y néctar. Algunas de sus favoritas son la lavanda, plantas del género Allium (como cebollas y ajos), romero, orégano, caléndula, comino, tréboles, alfalfa, cilantro, eneldo, tomillo, girasoles, malva e hinojo.

*No uses químicos en tus plantas. Una manera de proteger a las abejas es evitar el uso de pesticidas y otros químicos en las plantas de tu jardín, patio o espacio verde. Intenta utilizar productos y soluciones orgánicas, además de usar composta como fertilizante.

*Haz un bebedero para las abejas que te visitan. Para recolectar el néctar que necesitan, las abejas hacen un gran esfuerzo físico. A menudo necesitan beber agua. Puedes utilizar un contenedor pequeño y poner piedras dentro para que los insectos puedan posarse y tomar agua.

*Cuida los panales que encuentres. Si cerca de tu casa encuentras un panal, haz lo que puedas para  protegerlo. Habla con tus vecinos o la gente que vive cerca para, entre todos, cuidar a las abejas que han escogido ese espacio como su hogar.

*Háblales a los niños sobre las abejas. Los pequeños (que son quienes heredarán este mundo) deben tener conciencia sobre la importancia de las abejas tanto en el ámbito humano como en el natural. Háblales sobre estos magníficos seres, como una manera de sensibilizarlos sobre la importancia de su protección.

*Apoya a los productores locales de miel. En la medida de tus posibilidades, consume miel y sus derivados de forma responsable. Antes de comprarla, infórmate sobre la manera en que trabajan los apicultores y procura escoger a productores locales. Evita consumir miel comercial o a granel, a menos que conozcas los detalles de su producción y calidad.

*Procura no deshierbar tu jardín. Muchas de las hierbas que normalmente quitamos —como los dientes de león, por ejemplo— son alimento para las abejas

* * *

La Vaca Independiente reconoce la importancia —ecológica y cultural— de las abejas del mundo y, por ello, ha realizado distintas colaboraciones para protegerlas. Se ha dedicado de forma específica a la abeja melipona, también conocida como la “abeja sagrada maya”. Esta especie endémica de Yucatán y Centroamérica es un elemento importante de la historia de dicha cultura —tuvo en tiempos precolombinos, incluso, una deidad protectora. Desde entonces, los mayas atesoraban su miel, la utilizaban con fines medicinales e, incluso, la usaban para trueque.

Durante mucho tiempo, la melipona fue relegada porque su producción de miel es menor a la de otras especies de abejas (haciéndola poco atractiva en términos económicos), pero investigaciones recientes han demostrado las grandes propiedades antibióticas y curativas  de su miel —algo que las trajo de vuelta. En este sentido, resulta importante apoyar a las iniciativas que promueven la producción responsable y el consumo de la miel melipona. En estos tiempos, es vital celebrar e incentivar actividades sustentables y tradicionales del mundo maya como el traspatio —lugar donde se cultivan plantas esenciales para la alimentación de las familias mayas , hogar de la abeja melipona y espacio de producción de su valiosa miel.

Los comentarios están cerrados.

Cargar Más
© 2020 La Vaca Independiente
Aviso de privacidad
contacto@lavaca.edu.mx