Cómo (y por qué) acercar a los niños a la creatividad

09 | 09 | 2021

Una breve guía para todos los que quieren acercar a los niños a la creatividad.

La creatividad trasciende una hoja en blanco y una colección de pinturas: es la posibilidad de encontrar un balance entre lo que percibimos del mundo exterior y lo que sentimos. Usar nuestras herramientas imaginativas y creativas nos abre las puertas del entendimiento y nos permite profundizar en nuestra existencia; experimentar nuestra vida con toda intensidad y belleza que ofrece.

Si bien el estímulo de nuestra parte creativa es beneficioso a cualquier edad, durante la infancia es crucial por varias razones, por eso es tan importante mostrársela a los pequeños desde sus primeros años de vida. Los niños, con sus capacidades imaginativas notables y distintas a las de los adultos, tienen la posibilidad de inventarse mundos. El estar cerca de su sensibilidad más esencial y, por lo tanto, de su creatividad, podría ayudar a hacerlos adultos más resilientes, cuya comprensión de la realidad se verá impulsada por sentimientos como la sensibilidad, el sentido de comunidad y la empatía.

En ese sentido, no está de más decir que las actividades creativas, más que un pasatiempo, son primordiales en la estimulación temprana y la educación emocional; un motor de enseñanza que permite a los pequeños desarrollar una relación profunda con su entorno y con ellos mismos.

En busca de la creatividad 

Durante los primeros años de aprendizaje, los niños absorben de manera notable todas las enseñanzas que se imparten en la casa y la escuela. En ese sentido, los padres y tutores debieran encontrar un balance entre las normas y la libertad. En otras palabras, hay que estar atentos a sus actividades, pero también hay que tenerles confianza: permitirles imaginar, opinar sobre lo que ven y expresar sus emociones. Una de las vías más efectivas y, también placenteras, es el arte.

Un ejemplo maravilloso de esto es la mediación dia®, que es el método medular del Instituto DIA, una institución que, desde hace varios años, ha buscado caminos para potenciar las capacidades pedagógicas de los maestros y darles a los alumnos herramientas para conseguir un bienestar socioemocional integral, a través de cosas tan hermosas como la comprensión y análisis de piezas de arte —una manera perfecta de acercar a los pequeños a su imaginación y a sus capacidades sensibles y creativas.

Niños creativos

La imaginación y las capacidades creativas están íntimamente ligadas a la posibilidad de conectarnos con nuestro interior. Con esto en mente, hemos reunido algunos consejos para que los pequeños estimulen su creatividad al máximo y puedan disparar su imaginación.

Problemas hipotéticos: Consiste en plantear situaciones cotidianas y preguntarles cómo las resolverían. Un ejemplo clásico: ¿qué harías si estuvieras en una isla desierta?

Autoconciencia: Aunque los niños tienen una mente inquieta, es importante acostumbrarlos a detenerse y, sobre todo, invitarlos a dedicar un tiempo a pensar en ellos mismos, sentirse y auto examinarse. Esto puede  hacerse a través de preguntas simples: ¿cómo te sientes?, ¿qué te gusta?, ¿qué no te gusta?

Dilemas: Es importante acercar a los niños a su dimensión ética, escucharlos y darles confianza para expresarse. En ese sentido, el simple acto de formularles preguntas éticas y escuchar lo que tienen que decir puede ser muy beneficioso; esto les enseñará a tener confianza en sus opiniones y a repensar el mundo que habitan.

Empatía: Esta capacidad es vital, no solamente para la formación de niños sensibles y creativos, sino también para la crianza de pequeños capaces de hacer este mundo un mejor lugar a través del sentido de comunidad. Una manera sencilla de acercarlos a la empatía es el cine. Al ver una película, por ejemplo, es bueno preguntarle al niño o niña por qué cree que cada personaje actuó como actuó. También podemos cuestionarlos acerca de qué significa para ellos la tristeza o el enojo en otras personas.

Supervivencia: Es importante aprovechar los momentos desagradables o complicados de la vida para enseñar a los niños a levantarse y a transitar por sus emociones de una forma sana y ordenada. Este es, quizá, uno de los ejemplos más valiosos que se le pueden dar a un pequeño.

Comunicación: La comunicación es el principio de todo —la creatividad, la imaginación, la salud mental y emocional, entre otras. Es necesario permitir e invitar a los niños, no solo a que se expresen, sino a que interpreten sus emociones y sentimientos con libertad. Para lograr esto podemos incitarlos a tener un diario de palabras o dibujos, o hacerles preguntas sobre las cosas que viven y que quieren vivir.

* * *

Una buena manera de estimular la creatividad y saber más sobre su naturaleza es a través del taller Un encuentro con el arte, que ofrece el Instituto DIA, un espacio dirigido a educadores y demás entusiastas de la creatividad que acerca, en una misma experiencia, los sentidos, el arte y el corazón.

Para inscribirte, regístrate aquí.

Cargar Más
© 2022 La Vaca Independiente
Aviso de privacidad
contacto@lavaca.edu.mx
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe una selección mensual de contenidos que te inspirarán.