La imaginación, un súper poder que tenemos los seres humanos

08 | 07 | 2020

Esta (mágica) posibilidad humana es capaz de transformar al mundo…

La imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado y la imaginación circunda el mundo.

—Albert Einstein

La imaginación es la capacidad que tenemos para formar imágenes mentales. Esta cualidad del ser humano juega un papel fundamental en nuestra construcción de la realidad y en la elaboración de los pensamientos, los recuerdos y los sueños. Nuestra inteligencia depende de ella, también nuestra creatividad.

Con frecuencia la imaginación es asociada a la infancia y la práctica artística, sin embargo aquella se encuentra presente en cada etapa en la vida del ser humano, sin importar el área u oficio en el que una persona se desempeñe. Somos seres creativos e imaginativos por naturaleza.

Abstracción

Imaginar implica abstraer y reflexionar, viajar en el tiempo y el espacio sin necesidad de movilizarnos físicamente. Con ella recreamos ideas, imágenes, emociones, reconstruimos el pasado; la imaginación es la herramienta de la memoria. También genera lenguaje: nos comunicamos gracias, entre otras cosas, a la imaginación, sin ella seríamos incapaces, además, de sentir empatía.

Al usar la imaginación, proyectamos lo que sería posible para que se haga posible. No hay idea, descubrimiento científico, proyecto arquitectónico, pintura, invento, obra literaria, trabajo político o danza que no hayan germinado en la imaginación. Así también, todo conocimiento se trasmite haciendo uso de la imaginación.

Platón y Jung

La imaginación ha provocado inagotables reflexiones filosóficas y estudios científicos, entre otras cosas, porque comprenderla es comprenderse. Platón entendió que, para narrar ciertos temas relacionados con las contradicciones de la vida, era necesario hacer uso de los mitos, siendo éstos mucho más efectivos que el uso estricto de la razón. Carl Jung la utilizó como parte de su método psicoanalítico: imaginación activa. Hoy en día, los estudios neurológicos han permitido saber más acerca del funcionamiento de nuestro cerebro y cómo es que éste imagina: la actividad eléctrica cerebral que sucede cuando imaginamos cierta acción y cuando la realizamos, es la misma.

*          *          *

Para imaginar se necesita espacio libre en nuestra mente. En este mundo —saturado de información, de imágenes e historias digeridas, de datos y cifras— nuestra sed por imaginar es más insistente, quizá más que nunca. El reto actual radica en propiciar ese ambiente favorable para desarrollar la imaginación. Imaginar no solo fortalece a nivel individual, el poder de la imaginación es fundamentalmente colectivo: para renovar la educación, la política y la vida cotidiana, y así, encaminarnos hacia una sociedad más sana y más sabia.

Cargar Más
© 2020 La Vaca Independiente
Aviso de privacidad
contacto@lavaca.edu.mx
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe una selección mensual de contenidos que te inspirarán.