Libros para invitar a los niños a ser agentes del cambio

10 | 12 | 2020

Una selección de libros imprescindibles para invitar a los niños a ver el mundo de una nueva forma e incitarlos a transformarlo en un lugar mejor.

Iniciar a los niños en la lectura es uno de los regalos más valiosos que podemos darles. Inculcar el amor por los libros y descubrir todas las posibilidades que estos ofrecen debe hacerse, idealmente, a temprana edad; la lectura y los libros no debieran plantearse como obligaciones o tareas, sino como fuente de placer estético y también de aprendizaje —porque los libros también son capaces de invitar a los más pequeños a ser agentes del cambio.

El mundo que vivimos en la actualidad requiere cambios urgentes en muchos ámbitos. Las nuevas generaciones —quienes, idealmente, disfrutarán de la Tierra en las próximas décadas— deben saberlo. Cuestiones como el cuidado de la biodiversidad de nuestro planeta (el sentirnos parte y no dueños de ella); la importancia de la equidad y la empatía entre las personas; el rescate de la sabiduría ancestral de los pueblos del mundo; el sentido de comunidad; y, en un nivel más personal, la importancia de la meditación y de la educación emocional, son solo algunas de estas cuestiones.

Por esta razón, hemos seleccionado ocho libros que invitan a los pequeños a desarrollar el amor por los libros y el indispensable hábito de la lectura, además de exhortarlos a ser parte de nuestro mundo de una manera más consciente, sana y generosa.

El principito — Antoine de Saint Exupéry

Un clásico de la literatura infantil, este libro cuenta el viaje de un pequeño príncipe (un niño) que sale de su asteroide para recorrer el universo. En su camino, encuentra distintos seres que, finalmente, le enseñan a que lo esencial no siempre es evidente a primera vista; en su travesía, también aprende sobre la manera en la que los adultos ven la vida. A pesar de que este libro es recomendado para pequeños a partir de los 6 o 7 años, se trata de un libro que expone una sabiduría necesaria en torno a la amistad, el cuidado y el amor al prójimo —una que puede tocar a niños, jóvenes y adultos.

¡Entre todos podemos! Salvar nuestro planeta — Emma Brownjohn

Se trata de un libro educativo y breve (destinado para pequeños a partir de los 3 años), cuya finalidad es explicar a los pequeños lo urgente que es tomar conciencia del daño que la humanidad ha hecho a la biodiversidad de nuestro planeta. Su tono divertido —incluye juegos y otras actividades didácticas— invita y enseña a los niños sobre la importancia del reciclaje, y las muchas maneras en las que, a nivel individual, todos podemos hacer algo para cuidar los ecosistemas de nuestro planeta y los animales que los habitan.

El cangrejo y la ballena — Mark Pallis y Christiane Kerr

La práctica de la meditación es capaz de cambiar la manera en que nos relacionamos con nosotros mismos, con nuestro prójimo y con los espacios que habitamos. Por esta razón, enseñarle a los niños a meditar y encontrar la calma a través de la respiración —enseñarlos a habitar el tiempo presente— es imprescindible. El cangrejo y la ballena es un cuento hermosamente ilustrado que narra la historia de un cangrejo que enseña a una ballena a sortear un mal día —se ha quedado encallada en la playa— a través de la respiración.

El gran libro de las emociones — Esteve Pujol, Rafael Bisquerra y Carles Arbat

Recomendado para niños a partir de los 6 o 7 años, este libro es, en realidad, una antología de cuentos creada para describir, explicar y acercar a los niños a las emociones —un tipo de educación completamente necesaria para el desarrollo de la salud emocional. A partir de las narraciones, que incluyen leyendas, cuentos clásicos y fábulas, se ejemplifica el momento en el cual podemos sentir ciertas emociones (miedo, tristeza o alegría, por nombrar algunos ejemplos), para luego describirlas, ejemplificarlas y contextualizarlas dentro de la historia. Se trata, finalmente, de un libro que da herramientas a los niños para conocer, expresar y manejar lo que sienten.

Plantando semillas — Thicht Nhat Hanh

Uno de los monjes budistas más reconocidos en la actualidad, alguien que además ha trabajado con niños durante muchos años, escribió este libro para introducir a los infantes a la práctica del mindfulness. Sin embargo, este libro puede ser leído y disfrutado también por los adultos, compartido, más bien, con los pequeños. Se trata de un volumen que incluye actividades didácticas para personas de cualquier edad que funcionan como guías para liberarnos del estrés, aumentar nuestra capacidad de concentración y también la confianza en nosotros mismos, además de manejar las emociones difíciles o poco placenteras, y cultivar la comunicación y la paz interior. Se trata de un libro imprescindible que puede disfrutar la familia entera.

Donde viven los monstruos — Maurice Sendak

Este libro infantil, escrito e ilustrado por Sendak y adaptado a cine varias veces, cuenta la historia de Max, un niño incomprendido y rebelde que desea ser un monstruo y, así, aterrorizar a quienes los rodean. Un día, después de muchas travesuras y maldades, él llega al mundo de los monstruos donde es coronado el rey. Pronto, Max extraña su hogar y a su familia y regresa a casa. Además de ser una narración notable, en términos literarios y gráficos, este libro tiene un mensaje que implica valores como el amor por la familia, la bondad, la inmensa imaginación de los infantes, la soledad y la generosidad.

Animalium — Katie Scott y Jenny Broom

Para comprender de forma cabal la importancia de cuidar a los seres con los que compartimos nuestro planeta es necesario conocerlos. Ilustrado de manera sorprendentemente bella, este libro es también un catálogo científico de animales. Animalium alimenta el espíritu curioso de los niños, al tiempo que los acerca a los animales, sus características y hábitats —como si recorrer sus páginas fuera, al mismo tiempo, una visita a un museo de historia natural. Se trata de una preciosa manera de enseñar a los pequeños esos sorprendentes seres que es tan necesario proteger.

El ratón y la montaña — Antonio Gramsci

El filósofo italiano Antonio Gramsci fue a la cárcel en 1926, tras la Primera Guerra Mundial, por sus posturas políticas y, desde ahí, escribió varias cartas a su esposa. Una de ellas contenía un cuento que escribió para sus hijos, El ratón y la montaña. Se trata de una emotiva fábula en la que un hambriento ratón, una mañana, se toma la leche del desayuno de un niño. El pequeño, al despertar, comienza a llorar de hambre. El ratón trata de enmendar su error pidiendo ayuda a una cabra, pero esta no puede darle leche porque los campos han sido destrozados por la guerra y no ha podido comer pasto. A partir de ese momento, las travesías del ratón por conseguir leche para el niño termina en que un pueblo entero, en un inicio triste y desolado, recupera su vitalidad y su amor por la vida. Este cuento contiene una moraleja importante de enseñar a los niños: la importancia de la generosidad, el amor por el prójimo y por la vida.

Los comentarios están cerrados.

Cargar Más
© 2020 La Vaca Independiente
Aviso de privacidad
contacto@lavaca.edu.mx