Jaredd Craig - Creative Commons

Manish Jain: reinventar la educación

21 | 04 | 2021

Activista, innovador social y padre de familia, presentamos brevemente los principales proyectos y objetivos de un hombre cuyo primer compromiso ha sido la educación.

Manish Jain nació en Udaipur, la antigua “Ciudad de los Lagos” y capital histórica del reino de Mewar, en Rajastán, la región noroeste de la India. Su vida se ha caracterizado por una profunda pasión relacionada con la educación y la cultura de su pueblo y los problemas que ha enfrentado durante décadas. Esencialmente, Manish es un hombre curioso. Está interesado en la agricultura orgánica urbana, la realización de películas, la gamificación, el ciclismo, la facilitación de grupos y la cocina.

Cuando el equipo de La Vaca Independiente se reunió con él, hasta donde las posibilidades digitales lo permiten hoy en día, no pudo evitar mencionar una de sus películas favoritas: El lobo de Wall Street,de Martin Scorsese. ¿Por qué Manish disfruta de esta película? Bueno, la vida es contradictoria y las películas están llenas de lecciones.

Y luego, mientras sonreía y contaba extensamente los proyectos en los que está involucrado, comenzó a decir, seriamente, que recién descubrió que fue mexicano en una de sus vidas pasadas. Para él era un misterio, pero ahora que lo sabe no lo duda ni un segundo y abraza esta nueva posibilidad. Entonces se presenta en español: “Hola, amigos”. Manish piensa que países como Brasil, México y la India tienen varias características en común: una diversidad cultural y natural muy extensa, así como problemas económicos y políticos similares.

Manish es un excelente orador y sabe cómo simpatizar con sus  potenciales interlocutores. Hay personas cuyo trabajo no es construir un puente sino ser un puente, un puente entre culturas, y Manish parece ser parte de este grupo. Se ha dedicado a regenerar el ecosistema de aprendizaje a través de expresiones comunitarias y el diálogo, la sostenibilidad y la sanación natural. Como ha declarado en repetidas ocasiones: “Estoy comprometido con la creación de nuevos modelos de aprendizaje y desaprendizaje humanos para el siglo XXI, que liberen y regeneren nuestros diversos imaginarios culturales”.

Es coordinador y cofundador de Shikshantar: el Instituto de los Pueblos para Repensar la Educación y el Desarrollo, con sede en Udaipur. Asimismo, es cofundador de la Universidad Swaraj, la primera universidad de aprendizaje de diseño propio de la India dedicada a la regeneración de la cultura, la economía y la ecología locales. Ha editado varios libros en torno a temas como sociedades de aprendizaje, desaprendizaje, cultura del regalo, medios comunitarios y herramientas para el diálogo profundo.

Manish recibió una educación formal y se matriculó en Harvard, pero ha pasado un largo tiempo “desaprendiendo” junto a su esposa y su hija. Pero ¿qué significan los conceptos de desescolarización y desaprendizaje?

Desescolarización y desaprendizaje: por qué tienen sentido

Manish está acostumbrado a las afirmaciones temerarias: “Estudié en Harvard pero mi mejor profesora fue la abuela de mi pueblo”. Con esto, él señala que, a pesar de los esfuerzos de desarrollo en tantos países y  de los asombrosos avances científicos, la India (al igual que otras naciones) se encuentra sumida en una crisis sociocultural, ambiental y espiritual paralizante.

Si bien la educación se ha enarbolado como una de las soluciones a la crisis, lo cierto es que también ha sido parte del problema. Esto ha sucedido porque el modelo educativo más influyente ha sido el industrial, un modelo diseñado para expandir la eficiencia y la competencia como garantías de éxito; sin embargo, afirma Manish: “No estamos aquí para competir sino para completar”.

En todo el mundo, los sistemas educativos oficiales no han logrado realmente enseñar valores ni estimular la creatividad y la motivación. Manish considera que los problemas que amenazan con menoscabar a la India surgen de los “escolarizados”, no de los llamados “analfabetas”. Es más, los sistemas educativos han desestimado una amplia gama de sabiduría humana relacionada con las tradiciones, los conocimientos y las necesidades locales. “En nombre de la alfabetización hemos suprimido la alfabetización de la tierra, la alfabetización de la comunidad, la alfabetización del mundo espiritual, la alfabetización de nuestros idiomas locales”, ha declarado Manish. Para hacer frente a estos desafíos se requiere una gran transformación.

El Instituto Shikshantar surgió de la iniciativa de individuos, como Manish, que consideran necesario involucrar a las comunidades en modos regenerativos de aprendizaje social a lo largo de la vida. Estas alternativas surgen de una mayor comprensión y respeto por el potencial de las personas y la dignidad humana, procesos y relaciones de aprendizaje dinámicos, identidades pluralistas, sistemas de conocimiento tradicionales; en suma: del espíritu humano y su conexión con la red de la vida.

Para empezar, es imperativo dirigir preguntas fundamentales a los principales actores interesados: los niños y sus familias. “Nadie le pregunta a un niño: ¿qué quieres aprender?, ¿qué es importante para ti y tu comunidad?”, argumenta Manish. Y continúa: “En la escuela, te castigan si te equivocas; sin embargo, el error es la forma en que aprendemos”, declaró Manish en una entrevista en 2019.

Los miembros del Instituto Shikshantar han establecido vínculos entre varios sectores de la sociedad, trabajando tanto a nivel local como transnacional con organizaciones similares en todo el mundo. Este instituto está comprometido con la creación de espacios y procesos donde los individuos y las comunidades puedan construir juntos el diálogo y la creatividad, porque la creatividad no es un rasgo individual sino una integración colectiva. Al distanciarse de las perspectivas occidentales y las propuestas modernas de desarrollo, estos caminos alternativos pueden entenderse como desescolarización y desaprendizaje.

El concepto de swaraj

La fe de Manish en esta forma de trabajar los desafíos desde una mirada diferente es tan vasta como el amor por su hija. Hace más de 10 años, cuando su hija crecía y él tenía que buscar oportunidades educativas para ella, se detuvo y decidió crear algo más. No quería que ella siguiera los pasos de la educación formal, por lo que respondió con la fundación del Instituto Shikshantar, donde muchos jóvenes han adquirido una perspectiva diferente de sus propias vidas y experiencias.

El concepto de swaraj (autogobierno, dominio sobre uno mismo; o mejor, la armonía del yo) está inspirado en el Hind Swaraj de Gandhi, un llamado a las personas a crear y dirigir sus propios modelos de desarrollo que sean holísticos, pluralistas, ecológicamente regenerativos, liberadores, colaborativos y socialmente justos. Asimismo, y adoptando este concepto como guía, Manish ha explicado en distintas ocasiones que “mi trabajo en el mundo que veo hoy consiste en recuperar nuestros imaginarios culturales”. Para lograrlo, “necesitamos abrir nuevas formas de conocimiento que provengan de la sabiduría de la tierra y del cuerpo, nuestras relaciones sociales y la inteligencia del amor”.

Los comentarios están cerrados.

Cargar Más
© 2020 La Vaca Independiente
Aviso de privacidad
contacto@lavaca.edu.mx