Pequeñas utopías materializadas donde el arte se vuelve cotidianidad

10 | 05 | 2022

Desde tiempos inmemoriales el ser humano ha jugado con la posibilidad de crear pequeñas ciudades o comunidades donde todo gira alrededor del pulso artístico.

Con frecuencia tendemos a percibir el arte como un fenómeno distante a nuestra realidad diaria e historia de vida. Incluso lo entendemos exclusivo de entornos específicos como museos y galerías. Sin embargo, el acto de crear es en realidad algo intrínseco a la naturaleza humana y al acto sensible. Por eso celebramos cada vez que un ser humano se ha abocado a imaginar y desarrollar espacios en los que el arte abraza por completo la cotidianidad o, en otras palabras, la existencia misma. 

En México, creadores como Dr. Atl o Diego Rivera persiguieron en su momento la posibilidad de fundar comunidades artísticas. En el primero de los casos, el jalisciense buscó materializar una gran comuna creativa, llamada Olinka; sueño que jamás concretó. Mientras que Rivera, cónyuge de Frida Kahlo, imaginó lo que hoy es el Museo Anahuacalli, una “ciudad de las artes”, con varios edificios, plazas y foros artísticos. 

Por fortuna, la persecución cuasi utópica de espacios físicos, colectivamente habitados y en donde el arte es pilar del día a día, ha tenido diversas oportunidades de materializarse alrededor del mundo. Esto nos recuerda no solo que los sueños son siempre alcanzables (si eres capaz de soñarlo, entonces eres capaz de concretarlo), también que el arte como cimiento de la existencia es una realidad absolutamente palpable.

A continuación compartimos algunos ejemplos de hábitats artísticos:

El archipiélago del arte, en Japón

Ubicadas en el mar de Seto, yacen tres: islas Naoshima, Teshima e Inujima, que terminarían por convertirse en una especie de santuario activo, y habitado, dedicado al arte. En la década de los ochenta, un millonario japonés, Soichiro Fukutake, decidió crear el Benesse Art Site Naoshima.

Dotado de varios edificios del brillante arquitecto local, Tada Ando, hoy este proyecto presume obras de Kusama, Warhol,  Gioacometti, Basquiat o Klein. Pero, más allá del despliegue de radiantes obras, esta gran comuna artística se convirtió en un motor de economía local y, sobre todo, en una alternativa de vida en contraste con el frenesí de las grandes ciudades japonesas. Aquí, el tiempo adopta otros ritmos y la contemplación es un ejercicio diario.   

Trout Gulch

Encyclopedia Pictura

En las profundidades de los bosques del norte de California se erigió esta fascinante aldea creativa dedicada al arte de la imaginación y la sostenibilidad. Se trata de Trout Gulch, un ensueño materializado por los integrantes del colectivo Encyclopedia Pictura —estudio californiano de animación que ha colaborado, entre otros, con Bjork—. 

En esta aldea, habitada por unas cuantas familias, convergen casas del árbol, exóticas hortalizas, jardines secretos e instalaciones creativas, todo inmerso en una narrativa hiperfantástica y donde la imaginación es el credo último de convivencia.  

Inhotim

Vinicius Depizzol – Creative Commons

Casi treinta pabellones dedicados al arte en medio de un interminable jardín botánico y una reserva natural de cientos de hectáreas. Así es Inhotim, un masivo espacio artístico, sin fines de lucro, situado en los bosques tropicales del sureste de Brasil, en Minas Gerais. 

Considerado como uno de los museos al aire libre más grandes del mundo y creado a principios del siglo XXI por el empresario brasileño Bernardo Paz, Inhotim se ha convertido en un gran espacio educativo e inspiracional para las comunidades circundantes y, también, para personas de todo el mundo que han tenido la fortuna de transitarlo.  

Cargar Más
© 2020 La Vaca Independiente
Aviso de privacidad
contacto@lavaca.edu.mx
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe una selección mensual de contenidos que te inspirarán.