Imágenes: Mauricio de la Puente

Ritmos de transformaciones

21 | 09 | 2020

Cuando algo se va, lo último en desaparecer es la imagen de que sigue ahí…

A veces se nos olvida que para quienes comprenden el mundo como un infinito tejido de ciclos, una coreografía de ritmos dentro de ritmos dentro de ritmos, todo lo que ya fue está cada vez más cerca de ocurrir. 

Si en nuestra relación con la naturaleza nos encontramos ahora en un tiempo de múltiples y profundas transformaciones, donde mucho de lo que hubo ya se extinguió o está en proceso de extinguirse, ¿Qué podemos hacer para transitar de procesos de aprendizaje orientados a la permanencia de unas formas de comprender lo que sucedió; hacia otros orientados a comprender, abrazar y participar en lo que está emergiendo? 

Por ejemplo, ¿Qué sucedería, en términos de las imágenes que construiríamos, si en lugar de aprender que el agua es un líquido inodoro, incoloro e insípido necesario para la existencia de los seres vivos; aprendiéramos que el agua es la sustancia misma que está viva y es ella quién se organiza de muchos modos que siempre están cambiando?

Imaginemos que en el proceso de narrar el mundo natural, en lugar de historias centradas en una forma de vida que tiene necesidades y enemigos: los venados que comen hierbas y se los comen los jaguares, los pingüinos que comen peces y se los comen las orcas, las ranas que comen moscos y se las comen las culebras; en lugar de historias de la búsqueda del alimento y la tragedia de la muerte, aprendiéramos historias de los ritmos de las transformaciones de las formas de vida.

¿Qué sucede en el que escucha o lee la historia del agua que estaba siendo mar y cuando el sol estuvo arriba de ella se transformó en nube y los vientos la llevaron hacia la costa, cruzó las dunas, la selva y llegó a una montaña donde se hizo lluvia, se transformó en pastos y luego en conejos que migraron que se transformaron en águilas, en tierras, en ríos, que regresaron al mar?

¿Qué sucede cuando en otro tiempo, ese mismo personaje, esa misma agua, se volvió a transformar en nube pero como era otro tiempo los vientos la llevaron a otras tierras, y como era luna llena y la marea de nubes estaba alta, cruzó la sierra y se adentro al desierto, y allá se hizo lluvia y se transformó en cactus y se hizo flores que se transformaron en murciélagos y luego en serpientes, en coyotes, en tierras, en ríos, en mar?

¿Qué sucede si en cada una de las transformaciones, contamos los ritmos y los espacios de los movimientos de cada forma de vida, por dónde andan, qué perciben, a quiénes se encuentran?

En algún sentido, podríamos tejer en cuentos las formas en que el agua y todas las formas de vida están conectadas entre sí y no sería una revelación mística o la conclusión de un pensamiento sistémico, sino un principio de aprendizaje para comprender los equilibrios como sucesión periódica de transformaciones en una diversidad de ritmos, geometrías y escalas que fueran pertinentes para cada lugar.

Si lo que nos llevó a dónde estamos en términos ecológicos no fuera un problema a resolver, sino la consecuencia de las acciones de muchas generaciones basadas en una cultura que consideró al agua como una cosa; hacer lo contrario, dejar los espacios en mejores condiciones gracias a que estamos ahí también puede ser consecuencia de las acciones de muchas generaciones basadas en una cultura que considera incondicional cultivar al agua como una forma de vida.

Si las historias que nos contamos, lo que imaginamos y lo que hacemos están profundamente ligados, quizá sea pertinente comenzar a contarnos y comprender el mundo que habitamos y nos habita como sucesiones periódicas de transformaciones a todas las escalas y empezar a tejer en acciones la diversidad de puentes entre las sabidurías ancestrales y las fronteras del conocimiento contemporáneo.

Además de ser guardianes de un origen ancestral podemos también aprender a ser guardianes de un origen que estamos construyendo, además de luchar contra las consecuencias de nuestras acciones pasadas podemos también luchar por la continuidad de otras acciones que tienen otras consecuencias.  

Después de todo, hay quienes dicen que las vidas dan muchas vueltas, hay quienes dicen que las vueltas dan muchas vidas y ambas están sucediendo.

Imágenes: Mauricio de la Puente

Cargar Más
© 2020 La Vaca Independiente
Aviso de privacidad
contacto@lavaca.edu.mx
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe una selección mensual de contenidos que te inspirarán.