solar-maya-baktun-penisnula-yucatan

Solar, el microcosmos de la sociedad maya

23 | 08 | 2022

El solar maya es una muestra perfecta de cómo el ser humano puede convivir de forma armónica con la naturaleza.

A veces se nos olvida o quizá simplemente lo ignoramos. En un mundo que tiende a lo homogéneo y ve en las nuevas tecnologías la solución a cualquier problema, es difícil tener presente que, desde hace milenios, existen sofisticadas prácticas bioculturales donde los humanos pueden colaborar armónicamente con la naturaleza. Ese es el caso del solar maya, una de las tantas costumbres sustentables de esta sociedad

En un sentido técnico, el solar maya es una parcela de entre 250 y 1,000 metros cuadrados dedicada a la producción agrícola y la crianza de animales, donde se propicia la diversidad y el aprovechamiento de recursos naturales. Pero en su sentido simbólico es un espacio que refleja los valores, pensamientos y creencias ancestrales de la cultura maya. Este microcosmos fomenta el arraigo al territorio y los vínculos con todos los seres que lo comparten. Pensándolo desde una perspectiva etnobotánica, se trata de la continuación biológica de los pueblos mayas y los saberes que derivan de la indisociable relación entre personas y plantas. 

Este sistema nutre al cuerpo y al espíritu de las personas. Todo lo que ahí se planta o cría, forma parte fundamental de la dieta de las comunidades mayas, y la dinámica que lo sostiene cultiva relaciones sociales. Podemos encontrar diversos árboles y arbustos —40% de los cuales son nativos de la península de Yucatán—, hortalizas, maíz y plantas medicinales, así como gallinas, abejas, patos, cerdos o conejos. Todo este microecosistema juega un papel fundamental en la economía familiar de la región. Junto con la construcción de la casa maya, el solar forma parte de una increíble arquitectura bioclimática. 

Características del solar maya

Puedes ubicar un solar maya fácilmente. Entre sus características principales, podemos observar que la casa ocupa la parte frontal de la calle que tiene un huerto de hortalizas y un depósito de agua, así como árboles frutales que le dan su imagen característica. En la parte central, es común que esté ubicado el gallinero y el ka’anché (huerto tradicional), de manera que quede lo más próximo posible a la cocina. Las abejas meliponas —cuya miel, además de ser nutritiva, cuenta con diversas propiedades medicinales— suelen estar ubicadas en la parte de atrás. 

Baktún Pueblo Maya

Una de las cosas más bellas del solar es que, más allá de los usos productivos y domésticos que tiene, siempre hay algún espacio desocupado para usar de forma espontánea. Podríamos decir que se trata de un lienzo en blanco donde cabe cualquier posibilidad vivencial, desde el descanso hasta el juego. Desafortunadamente, este tipo de parcela es cada vez menos común en la península de Yucatán, de manera que las relaciones comunitarias y ambientales que ahí se propician se han diluido con el tiempo. 

La conservación del patrimonio y la identidad

A través del programa de Mediadores y Promotores Culturales, de la Iniciativa Baktún, jóvenes acompañan a jóvenes para desarrollar habilidades socioemocionales y abrir espacios de diálogo en sus comunidades a favor de la conservación biocultural de la península de Yucatán. De esta manera, fomentan la transmisión intergeneracional de conocimientos y revaloran sistemas sustentables, como lo es el solar. 

Cargar Más
© 2022 La Vaca Independiente
Aviso de privacidad
contacto@lavaca.edu.mx
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe una selección mensual de contenidos que te inspirarán.