Una colección de mapas de Yucatán (para ensoñar con la península)

23 | 04 | 2021

La península de Yucatán tiene una historia propia y fascinante. Así también, la tiene su cartografía.

Yucatán es uno de los territorios más fascinantes del planeta. El sureste de nuestro país comprende una de las regiones más ricas en términos biológicos; es el hogar de la selva maya y la cuna de una de nuestras culturas originarias más espectaculares. La extraordinaria historia de este lugar es, sin duda alguna, comparable con la historia de su preciosa tradición cartográfica.

La cartografía es, quizá, una de las más bellas ficciones creadas por el ser humano. Es ficción por ser un intento, encantador y casi ingenuo, de representar lo irrepresentable en un plano. Así, la revisión de los mapas de un territorio a lo largo de su historia implica conocer los distintos lugares que ha sido (sí, los lugares son también lo que percibimos de ellos, las ficciones en las que los convertimos).

Por eso, un mapa es también un plano de la mente humana y de sus múltiples percepciones de un mismo espacio y, por eso, recorrer la historia de un territorio a través de su cartografía es una invitación a recorrer la historia de la idea que ha sido ese lugar.

Sin duda, el sureste de México es una región con una historia propia y singular, una que podría ser narrada de forma independiente del resto de nuestro país. Capitanía General de Yucatán fue el nombre que recibió la península de Yucatán a partir de 1565 y hasta principios del siglo XIX —época que dio inicio a la hechura de un sinfín de mapas. Parte del territorio español en América, esta región de México fue, de hecho, uno de los primeros territorios de nuestro país en ser explorados por los conquistadores europeos.

Pero mucho antes de la llegada de los españoles a las costas de la península, unos 65 millones de años para ser exactos, un enorme meteorito impactó a pocos kilómetro de lo que hoy es la ciudad de Progreso, en Yucatán, y creó el Cráter de Chicxulub, de unos 180 kilómetros cuadrados. Este suceso causó, según varios expertos, nada menos que la extinción de los dinosaurios, y también afectó la geografía del área, convirtiéndola en un territorio lleno de cenotes y ríos subterráneos, además de una de las selvas más extensas e importantes del planeta.

En los años que siguieron a la Conquista de México, la península de Yucatán fue la zona donde las grandes haciendas henequeneras del país se establecieron. La planta, que se cultivaba desde tiempos inmemoriales, fue fuente de una industria enorme, que durante el siglo XIX vio un gran esplendor. Esto también generó la construcción de majestuosas haciendas, muchas de las cuales aún siguen en pie como preciosos recordatorios arquitectónicos del pasado (aquí un poco más sobre la historia de las haciendas de Yucatán).

Hoy, la península de Yucatán es el hogar de los mayas, una cultura viva y rica en historia y tradiciones. La hermosa historia de su cartografía supone solo un atisbo de la belleza y singularidad de esta tan especial región del mundo.

Hessel Gerritsz (1625)
Nicolas Sanso (1657)

(circa 1700) – American Geographical Society Library Digital Map Collection
(circa 1700) – Library of Congress
William Faden (1787) – Library of Congress
Antonio Alcalá (1787) – Library of Congress
Philippe Vandermaelen (1827) – David Rumsey Map Collection
John Lloyd Stephens (1843) – New York Public Library
H. Fremont (1861) – Instituto Nacional de Antropología e Historia
C. Hermann Berendt (1878)
Antonio García Cubas (1884) – David Rumsey Map Collection
Cargar Más
© 2022 La Vaca Independiente
Aviso de privacidad
contacto@lavaca.edu.mx
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe una selección mensual de contenidos que te inspirarán.