Aforismos de Lev Tolstói para reflexionar sobre el significado de la vida

11 | 01 | 2022

Compartimos una serie de reflexiones propias y de otros sabios de la humanidad reunidas por el autor de Guerra y paz.

Mejor conocido por sus dos obras mayores, Guerra y paz y Ana Karenina, Lev Tolstói también adquirió renombre como un guía moral y religioso a lo largo de sus últimas tres décadas de vida. En la Enciclopedia Británica se ofrece esta descripción de él: “Algunos lo veían como la corporeización de la naturaleza y la vitalidad pura, otros como la encarnación de la conciencia del mundo, pero para casi todos aquellos que lo conocieron o leyeron sus obras, Tolstói no fue solamente uno de los más grandes escritores que han existido, sino un símbolo viviente de la búsqueda por el significado de la vida”.

Su doctrina de la no resistencia al mal tuvo una importante influencia en Gandhi. El mal debe ser aceptado, pero no puede combatirse con los medios del mal, especialmente la violencia, de manera que Tolstói se convirtió en un pacifista. Virginia Woolf, quien se refiere a él como “el más grande de todos los novelistas”, piensa que en su vida, como en la de otros escritores rusos, “parecemos discernir los rasgos de un santo, ello si la simpatía por los sufrimientos de los demás, el amor hacia ellos y el esfuerzo por alcanzar alguna meta digna de las más exigentes demandas del espíritu constituyen la santidad. El santo que hay en ellos nos confunde con un sentimiento de nuestra propia trivialidad irreligiosa”.

En sus últimos años, Tolstói descubrió lo que para él constituía el verdadero mensaje del cristianismo, así que dedicó el resto de su vida a promover su nueva fe, lo que provocó su excomunión de la iglesia ortodoxa rusa en 1901. Al rechazar la idea de la propiedad, lidió con dudas morales cuando llegó el momento de decidir sobre las regalías de sus obras y los derechos sobre ellas, lo que lo condujo a tener serios conflictos familiares con su esposa e hijos, quienes no aceptaban algunos de sus principios. Atormentado por sus problemas domésticos, Tolstói escapó de su casa en 1910. En unos pocos días, contrajo neumonía y murió de una falla cardiaca en la estación del tren de Astapovo.

Durante algún tiempo, Tolstói trabajó con una selección de pensamientos, tanto propios como de otros personajes, que consideraba indispensables para vivir una vida de bien. En esta obra, encontramos frases de pensadores como Séneca, Cicerón, Marco Aurelio, Pascal, Erasmo, Rousseau, Kant, Schopenhauer, Emerson, Thoreau, Lao-Tse y Confucio. El libro se publicó en 1911, unos meses después de la muerte de su autor. En estas máximas, Tolstói trata temas como el amor, la ira, la soberbia, la desigualdad, la violencia, el esfuerzo, la humildad y la muerte. Aquí elaboramos una brevísima selección de estas reflexiones:

“Dicen que el cumplimiento de la ley de Dios es arduo. No es cierto. La ley de la vida no exige de nosotros nada más que el amor al prójimo. Y amar no implica dificultad sino alegría”.

—Grigory Skovordá

***

“Antes de llegar a la vejez, intenté vivir bien; en la vejez intento morir bien; para morir bien es necesario morir de buena gana”.

—Séneca

***

“Todo lo vivo tiene miedo al sufrimiento, todo lo vivo tiene miedo a la muerte; reconócete a ti mismo no solo en otro ser humano, sino en todo ser viviente; no mates ni causes sufrimiento y muerte.

            Todo lo vivo quiere lo mismo que tú; reconócete a ti mismo en todo ser viviente”

—Sabiduría budista

***

“La bondad lo vence todo y es invencible. A todo se puede resistir menos a la bondad”.

—Jean-Jacques Rousseau

***

“El hombre es infeliz porque no sabe que es feliz”.

—Fiódor Dostoievski

Máximas escritas por él mismo

“El amor llama al amor. Y no puede ser de otra manera porque cuando Dios despierta en ti, también despierta en otro hombre”.

***

“Si haces una buena acción pensando en obtener algún beneficio, ya no es una buena acción. Solo amas verdaderamente cuando no sabes por qué y para qué”.

***

“Cuanto más te acostumbres al lujo, más te expones a la esclavitud, porque cuantas más necesidades tengas, más limitarás tu libertad. La libertad absoluta consiste en no tener necesidad de nada, y la que le sigue, en tener necesidad de poco”.

***

“Sin trabajo manual no hay cuerpo sano, ni hay tampoco pensamientos sanos en la cabeza”.

***

“Nunca molestes a otro con aquello que puedes hacer tú mismo”.

***

“Mientras más alta es la opinión que una persona tiene de sí misma, más fácilmente se irrita con la gente. Mientras más humilde es la persona, más amable se comporta y menos propensa es al enfado”.

***

“Si sientes un dolor en el cuerpo, sabes que algo anda mal: o que haces algo que no hay que hacer, o que no haces lo que hay que hacer. Lo mismo ocurre con la vida espiritual. Si te sientes triste, irritado, debes saber que algo anda mal: o que amas lo que no hay que amar, o que no amas lo que hay que amar”.

***

“Un río profundo no se altera si se echa en su cauce una piedra; lo mismo pasa con el hombre. Si el hombre se altera por una ofensa, es que no es un río sino un charco”.

***

“El castigo es nocivo no solo porque enfurece a quien es castigado, sino porque corrompe a quien castiga”.

***

“Una de las expresiones más peligrosas y nocivas es: Todos lo hacen”.

***

“No es una vergüenza ni es malo no saber. Nadie puede saberlo todo. Pero sí es una vergüenza y es malo aparentar saber lo que no se sabe”.

***

“Nunca digas de una buena acción: No vale la pena esforzarse, es tan difícil que no lo lograré jamás, o es tan fácil que siempre que quiera puedo hacerlo. No pienses ni hables así: aun si el objetivo del esfuerzo no llega a conseguirse o es un objetivo insignificante, todo esfuerzo fortalece el alma”.

***

“El pasado ya no está, el futuro no ha llegado todavía. ¿Qué hay entonces? Solo ese punto en el que el futuro se encuentra con el pasado. Parecería que ese punto no es nada, y sin embargo, nuestra vida entera está únicamente en él”.

***

“Cuidado con pensar que eres mejor que los demás, y que tienes virtudes que los otros no tienen. Sean cuales sean tus virtudes, no valen nada si piensas que eres mejor que el resto de la gente”.

***

“El indicio más fidedigno de la verdad es la simplicidad y la claridad. La mentira siempre es compleja, rebuscada y grandilocuente”.

***

“Todo lo que sabemos, lo sabemos a través de la razón. Y por eso no creas a quienes dicen que no debemos seguir a la razón. Los que hablan así son como las personas que aconsejan apagar la luz de la única linterna que nos guía en la oscuridad”.

***

“Si la vida es un sueño, y la muerte el despertar, el hecho de que me vea a mí mismo como un ser separado de todo lo que existe es un ensueño del que espero despertar al morir”.

Cargar Más
© 2020 La Vaca Independiente
Aviso de privacidad
contacto@lavaca.edu.mx
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe una selección mensual de contenidos que te inspirarán.