Imágenes: 1) Dominio público 2) Nkansahrexford - Creative Commons

La valiosa aportación de Björk al sistema educativo de 8 países: Biofilia

08 | 04 | 2020

Este innovador proyecto educativo creado por la artista islandesa, reúne música, tecnología, ciencia y arte.

Björk no es solamente una figura afamada del mundo de la música, es una artista en más de un sentido. De entre las muchas inclinaciones de esta mujer orquesta, podríamos hablar de la escritura o la actuación, por ejemplo. Pero uno de sus más recientes proyectos tiene que ver con la educación, una labor no solamente admirable sino también atrevida, divertida y, sobre todo, innovadora. Su nombre es Biophilia —que podría traducirse, a grandes rasgos, como un “amor por la vida”.

¿Dónde puedes encontrar los ritmos de la naturaleza o de la música (que, tal vez, son los mismos)? ¿Qué haces para sentirte milagroso? ¿Por qué o por quién te sacrificarías? ¿Cuándo cooperas y cuándo compites con los demás? ¿Por qué eliges hacer una cosa sobre otra? Estos y otros muchos cuestionamientos son los que el Biophilia Educational Project plantea a partir de actividades multidisciplinarias que echan mano de la  música de Björk, en una insólita mezcla con las ciencias naturales y la tecnología.

El proyecto —creado por un equipo de científicos, artistas, académicos y estudiantes— está conectado con el álbum Biophilia, estrenado por Björk en 2011. Está inspirado en el libro homónimo de Edward O. Wilson, biólogo estadounidense conocido por su trabajo en el campo de la evolución, quien advertía que el ser humano está diseñado para (con)vivir junto a otras formas de vida.

Este proyecto contempla diez aplicaciones que son, al mismo tiempo, talleres. Cada una de ellas tiene un tema que combina un elemento de la naturaleza (como la luna o un relámpago), con un elemento de teoría musical (como las secuencias o las escalas de notas). ¿El resultado? Un juego interactivo, una canción animada y un ensayo académico.

Una de las finalidades de este deslumbrante ejercicio es, por ejemplo, explicar un cierto elemento de teoría musical analizando una canción. Pero la lección no acaba ahí. El objetivo de Biophilia es que los niños relacionen estos conceptos con la geología, la física, la biología, la química o la astronomía —al tiempo que descubren su relación emocional y más íntima con aspectos humanos como el fracaso, la equidad de género o el amor. 

A pesar de que no fue diseñada para ser formalmente académica, sorprendentemente la iniciativa de la artista islandesa se implementó en años recientes en más de 30 escuelas a nivel internacional, con el apoyo del Consejo Nórdico. La idea inicial fue romper con los métodos tradicionales de enseñanza e inspirar a los niños a explorar su propia creatividad con la ayuda de la tecnología, y así mostrarles una nueva forma de acercarse al mundo que los rodea.

Una de las ventajas del Biophilia Educational Project es que cualquier profesor, padre o tutor puede implementar el método en una escuela, centro educativo o incluso en casa, y puede elegir alguna de las diez lecciones, dependiendo de cuál considere más relevante para un salón de clases, grupo de estudiantes o un niño en específico. 

Björk y los otros creadores de Biophilia exhortan a todos los maestros y padres a ser creativos con sus materiales, pues solo así podrán inspirar la creatividad en los niños. Si uno no cuenta con instrumentos tradicionales, invitan a aventurarse a construir los propios (¿cómo puedes producir el sonido de un rayo, un temblor o la lluvia?). Además, aseguran que al aplicar este método es posible experimentar momentos conmovedores con los niños que vale la pena documentar, y que se revelan en sus gestos, expresiones, señales de entusiasmo, profunda concentración y comentarios.

¿Qué pasa cuando los niños salen del salón para entrar a un espacio fuera de lo ordinario, donde hay luces, colores, sonidos y elementos diferentes a los de un aula de clases tradicional? ¿Qué pasa cuando los maestros visten prendas inspiradas en cristales, solsticios y cuerpos astrales, mientras le dan instrumentos a los niños para crecer y desarrollarse? Biophilia, eso es lo que pasa.

La evolución de las herramientas y modelos educativos es un factor esencial para el desarrollo de la humanidad en conjunto. Programas como el Biophilia Educational Project, entre muchos otros e incluyendo, por ejemplo, la metodología propuesta por el Instituto DÍA en México, son esfuerzos invaluables que sin duda contribuyen a establecer formas más sanas y armónicas de relacionarnos con la realidad. 

Cargar Más
© 2020 La Vaca Independiente
Aviso de privacidad
contacto@lavaca.edu.mx
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe una selección mensual de contenidos que te inspirarán.