El diario de Frida Kahlo, una reseña

18 | 12 | 2020

Un diario, un poemario, un cuaderno de caligrafía y una libreta de dibujos, el diario de Frida Kahlo es uno de los legados más importantes e íntimos de esta gran artista.

Tú me llueves – yo te cielo

—Diario de Frida Kahlo

“Pies para qué los quiero, si tengo alas pa’ volar”, se lee en una de las casi 200 páginas que integran el diario de Frida Kahlo —un documento en el que ella plasmó su interior durante los últimos diez años de su vida, de 1944 a 1954. La frase, llena de poesía y desparpajo, sintetiza acertadamente la esencia del cuaderno personal, que nos revela una Frida fuerte, valiente, sensible, profundamente lastimada, pero también dotada de un muy particular sentido del humor y una alegría que ni las peores tragedias pudieron arrebatarle.

Han pasado un poco más de dos décadas desde el descubrimiento y la primera publicación del diario de Frida Kahlo. En ese lapso de tiempo, la importancia de este documento ha tomado forma para todos aquellos que conocen y aprecian la figura de Kahlo —la artista, y también la mujer. Este registro, tan subjetivo como universal, es uno de los legados más importantes e imponentes que ella dejó tras su muerte.

Es preciso recordar que el diario fue escrito por la artista solo para ella, sin una intención literaria o incluso de publicación, lo cual lo hace un retrato —hecho de papel, tinta y pintura— completamente transparente, libre y fascinante. Diego, que fue su esposo en dos ocasiones, aparece constantemente; también figuran sus posturas políticas, su arte, sus instrumentos, sus accidentes y operaciones, sus ausencias, su dolor (22 operaciones quirúrgicas), los embarazos que tuvo, la pierna que le amputaron y sus muchos fantasmas —todo con una forma, un color, un formato y una textura distintos, como si se tratase de un bestiario de todos los seres que habitaron a Frida.

Al recorrer los textos de Frida puede concluirse que el diario es más de naturaleza poética que narrativa, incluso en las cartas que escribió ahí (a ella misma y a otros); ahí podemos encontrar, además, rastros de distintos estilos poéticos que, de forma inadvertida, se cuelan entre sus reflexiones y sentimientos.

Entre sus hermosas enumeraciones de palabras —que son también exploraciones del sonido, el  ritmo y el carácter gráfico de la escritura— es fácil encontrar ejercicios libres de asociación de palabras que descubren el interior de Frida en pequeños poemas que, tal vez, ella nunca planeó.

Entre las palabras también se cuelan pequeñas pistas de la relación que, de forma evidente, Frida tuvo con la poesía de las vanguardias. Finalmente, algunas piezas parecieran relacionadas, de una manera u otra, con lo que se conoció como poesía concreta —caracterizada por su íntima relación con la forma y la tipografía—, conocida por sus varios representantes en el Brasil de los años 70, así como la poesía de Apollinaire y los poemas visuales de José Juan Tablada. En este sentido, la íntima relación de Frida con la parte visual, incluso del lenguaje escrito, es más que evidente.

El diario de Frida Kahlo es un objeto pictórico y poético, una obra de arte compuesta de poemas (a veces involuntarios), palabras, cartas, garabatos, listas, autorretratos, planas de caligrafía, cartas, dibujos, manchas y símbolos. La unidad que estos elementos integran es uno y muchos objetos: todo el río, libre y potente, que fluía dentro de Frida.

Diario de Frida Kahlo: Un Íntimo Autorretrato (1995)

La edición de 1995, Un íntimo autorretrato, consiste en una edición facsimilar a color del diario de Kahlo, acompañada de una magnífica introducción del escritor mexicano Carlos Fuentes; contiene, también, una transcripción de los textos del cuaderno de Frida. Además, esta versión incluye un ensayo de la escritora Sarah M. Lowe, en torno a la importancia del diario como parte de la obra total que Kahlo dejó al mundo.

Diario de Frida Kahlo: Una Nueva Mirada (2017)

Diecisiete años después de la primera edición del diario, La Vaca Independiente publicó, una vez más, la versión facsimilar de este documento a color. En esta ocasión, el prólogo corrió a cargo de Karen Cordero Reimar y Eduardo Casar, una invitación a conocer el universo que el diario refleja con nuevos ojos.

Cuaderno Íntimo Inspirado en Frida Kahlo (2017)

Tras sus varias ediciones, La Vaca Independiente encontró en el Diario de Frida Kahlo una herramienta que trasciende su mera belleza como registro de la vida interior de Kahlo y como objeto artístico: el diario es también un instrumento de autoconocimiento que plantea posibles ejercicios que, a manera de espejo, funcionan como un espacio para conectar con nuestro interior —de forma semejante a lo que el diario fue para Frida Kahlo durante una década: un espacio de catarsis.

A partir de esto, Claudia Madrazo, fundadora y directora de La Vaca Independiente, destiló una serie de ejercicios individuales que permiten conocernos a nosotros mismos, aceptarnos y transformarnos, a través de la sensibilidad, la creatividad y el autoanálisis. La escritora abreva —además de la sabiduría contenida en el diario— de conceptos provenientes de las neurociencias y un esquema tan antiguo como la humanidad misma: el viaje interior. Además, en los ejercicios se exploran temas como el autoconocimiento a través del arte y la creatividad, el poder de revelación que tienen los diarios personales, la importancia de la introspección en la vida emocional de una persona y algunas técnicas para despejar, descansar y observar la propia mente.

Este cuaderno práctico implica una invitación a hacer dicha travesía a través del arte que todos ciertamente llevamos dentro, pero también a crear un espacio privado al cual recurrir en cualquier momento de la vida.

Puedes adquirir las dos versiones del diario de Frida Kahlo, editadas por La Vaca Independiente, en versión impresa y digital, siguiendo esta liga.

Puedes adquirir el Cuaderno Íntimo Inspirado en Frida Kahlo, en versión digital, siguiendo esta liga.

Cargar Más
© 2020 La Vaca Independiente
Aviso de privacidad
contacto@lavaca.edu.mx