Fungi: el reino más fascinante (e inteligente) del planeta

04 | 01 | 2022

Los organismos que pertenecen al reino de los hongos encarnan, en sus hermosas y alucinantes formas, la resiliencia y sabiduría del mundo natural.

Aunque en ocasiones no los vemos a simple vista, los hongos siempre han estado ahí, en todos los lugares, dentro y fuera de nosotros. Estuvieron en el inicio de los tiempos, hace millones de años; estuvieron ahí durante la evolución de los primeros seres humanos; y, probablemente, estarán ahí cuando el hombre desaparezca. Estos seres son increíblemente resistentes porque tienen una capacidad de resiliencia única: pueden vivir bajo el sol del mediodía, en un desierto, y también en la oscuridad más profunda, en el interior de otros organismos y en las condiciones más adversas. Son enormes y también microscópicos y, por si fuera poco, algunos de sus ejemplares son absolutamente hermosos: pintados de colores profundos, largos y redondos, suaves y rugosos. El reino fungi encarna la sabiduría del mundo natural, reunida durante millones de años.

Habría que empezar por el principio, su nombre. Reino fungi es un término taxonómico utilizado para reunir en una misma categoría a un grupo de organismos que también son conocidos como hongos. Se trata de un reino inmenso, compuesto por más de un millón y medio de especies, entre las que se cuentan especímenes de todo tipo —desde mínimas levaduras, champiñones, el moho que crece en las frutas y las zetas que comemos, hasta redes kilométricas que crecen debajo de la Tierra en condiciones inimaginables y en ocasiones desconocidas.

Contrario a lo que podría creerse, los hongos no son una planta y no son un animal, podrían pensarse como algo en el medio. Por eso tienen su propia categoría y por eso es el segundo reino más vasto del planeta, después del animal. El reino fungi incluye miles y miles de organismos que presentan una diversidad infinita de formas, colores y estilos de vida. Su función principal es descomponer moléculas para luego redistribuir la vida. En ese sentido los hongos simbolizan, paradójicamente, tanto a la muerte y la descomposición, como al renacimiento. Generan tierra fértil y construyen redes que se comunican de maneras impresionantes y le sirven a la naturaleza para reiniciar ciclos —reinventar una y otra vez la vida de nuestro planeta.

La enorme población fungi

Los miembros de este reino comprenden más del 90% de la biomasa terrestre, lo que los convierte en el grupo más abundante en nuestro planeta, en términos de materia viva. Por eso pueden encontrarse ejemplares en una multitud de ecosistemas que van desde la helada tundra del Ártico, hasta en las playas y bosques tropicales o los desiertos más inhóspitos. Viven en el suelo, en el agua, en las superficies montañosas, en las rocas e incluso en el mar. Además pueden ser parásitos de plantas, de peces, de insectos y de grandes animales vertebrados como los mamíferos, es decir, pueden habitar a todos los organismos vivos. 

Características del reino fungi

A pesar de las muchas diferencias que pueda tener entre sí, los hongos comparten algunas características comunes como, por ejemplo, que son organismos eucariotas es decir que, a diferencia de las bacterias, tienen núcleo y sistemas membranosos en el interior de sus células. También cuentan con pared celular y sus células están rodeadas por un muro que las protege, como las células de las plantas. No obstante, a diferencia del reino vegetal, los hongos tienen en su interior un compuesto conocido como quitina, un tipo de carbohidrato que también se encuentra en los esqueletos de algunos insectos y moluscos. 

Los hongos son multicelulares; están formados por varias células que están conectadas entre sí. Son sésiles, es decir, no pueden moverse y existen en el mismo lugar donde generan raíces. Son también heterótrofos, ya que no son capaces de producir su propio alimento y obtienen la energía que necesitan de la materia orgánica en descomposición. Para alimentarse usan órganos llamados micelios, un grupo de filamentos que se encargan de absorber la materia orgánica.

 El arte de los micólogos

Los miembros del reino fungi que viven en los bosques son extraños y hermosos, pero sus características físicas en realidad nos revelan poco de ellos. A diferencia de las plantas, no anuncian con sus colores si han madurado o si están listos para ser comidos, más bien se esconden entre la naturaleza y para comerlos primero tenemos que conocerlos, aprender de las especies para distinguir cuáles tienen son comestibles cuáles son venenosas —pues existen especies mortales.

Conocer los tipos de hongos no es fácil. Sin embargo, desde hace siglos se creó una vertiente de la biología conocida como micología; una disciplina encargada de estudiar y comprender el comportamiento de los miembros del reino fungi.

Las raíces de esta ciencia son antiguas, nacieron cuando las poblaciones humanas nómadas recolectaban hongos para alimentarse y, también, para hacer rituales religiosos. De hecho, se sabe que para los antiguos romanos, la civilización hindú y los pueblos mesoamericanos, entre otros, este organismo era una parte fundamental de su cosmogonía y relación con lo sagrado, sobre todo algunas especies que, al ser ingeridos, tienen propiedades alucinógenas.

En la actualidad, la disciplina ha evolucionado, y hoy los especialistas estudian el poder medicinal de los hongos y cada día se avanza más en el descubrimiento de nuevas especies y sus propiedades medicinales y curativas. El amor por estos especímenes reúne a entusiastas y científicos que no sólo los buscan en la naturaleza, los estudian, los clasifican y también los comen. De hecho, estudios recientes sugieren que existen varias especies de hongos que fortalecen el sistema inmunológico humano de una manera sorprendente.

Cuatro hongos hermosos y únicos

Cada miembro del reino fungi merece su propio espacio y habita este mundo con sus particularidades propias. A manera de ejemplo, hemos escogido cuatro ejemplares que resaltan por su rareza y fascinante morfología.

Entoloma Hochstetteri

Ian Dodd Kundabung NSW Australia – Creative Commons

Endémico de Nueva Zelanda y la India, este pequeño organismo es de color azul profundo, con un sombrero o pileo cónico. Pareciera sacado de un cuento de fantasía o habitante de otro planeta. Esta especie fue descubierta en 1886 y actualmente ilustra uno de los billetes neozelandeses.

Phallus ndusiatus

Carlos Funes – Creative Commons

Se trata de un hongo que proviene del bambú, una seta tropical que se puede encontrar a lo largo del continente asiático. Es un afrodisíaco natural por su peculiar olor. Por otro lado, su forma recuerda a un velo de novia, porque está recubierto por una especie de tela blanca recorrida por esporas. Como dato curioso, forma parte de muchos platillos de algunas gastronomías chinas.

Hydnellum peckii

Bernypisa – Creative Commons

También conocido como diente sangrante, este hongo produce esporas en su superficie. Genera un tipo de líquido rojizo que se contiene en una superficie parecida a una dentadura. Vive en Europa y en América del Norte, pero recientemente se encontró un ejemplar en Irán.

Nidulariaceae

Liz Popich – Creative Commons 

Se trata de una familia de hongos cuya característica principal es que su asemeja un pequeño nido de pájaro que contiene huevos. Su peculiar forma se debe a que en su interior contiene estuches que están llenos de esporas. Este espécimen es bastante popular ya que crece sobre la superficie de cualquier rama caída, por lo que se puede encontrar en cualquier país del mundo.

***

Aunque estamos acostumbrados a asociar la inteligencia con el lenguaje, el silencioso reino fungi es una de las expresiones más sabias de la naturaleza, de su inteligencia y capacidad de adaptación. Su existencia evoca la complejidad de la vida, y esa hermosa paradoja que relaciona de manera sorprendente la vida y la muerte. Estos microorganismos nos enseñan que cada desecho es el inicio de un ciclo y cada ciclo se convertirá en un deshecho —el infinito ciclo de la vida. 

Cargar Más
© 2020 La Vaca Independiente
Aviso de privacidad
contacto@lavaca.edu.mx
Suscríbete a nuestro Newsletter
Recibe una selección mensual de contenidos que te inspirarán.