colibri-placeres-simples-destacada
Imagen: Alex Berger - Creative Commons

Tecnología para atestiguar milagros cotidianos

11 | 04 | 2020

Este avasallador material visual convierte a la tecnología humana en un instrumento para maravillarnos ante el mundo que habitamos.

“Para ver un mundo en un grano de arena / y el cielo en una flor silvestre / abarca el infinito en la palma de tu mano / y la eternidad en una hora” rezan las primeras líneas del poema Augurios de inocencia de William Blake. El poeta inglés quiso hablar del tamaño, el tiempo y su relatividad, de los micro y macro universos que nos rodean, de los que somos parte y contenemos; pero también alude a los pequeños milagros de los que participamos, muchas veces, sin siquiera darnos cuenta —esos encarnados en una pequeña flor y su pura existencia, o en un diminuto grano de arena–. El cineasta Louie Schwartzberg, se dedica a capturar precisamente esos portentos.

La tarea de Schwartzberg es hacer visible lo invisible, captar segmentos del tiempo que vale la pena no pasar por alto. El resultado es avasallador y deja ver eso que no percibimos por su tamaño o por la cantidad de tiempo que tarda en suceder, ya sea demasiado o muy poco. Para hacerlo, él hace uso de la tecnología más avanzada —cámaras, lentes especiales y hasta microscopios— para crear time-lapses que roban momentáneamente el aliento.

De acuerdo con las palabras del creador estadounidense, la intersección entre la tecnología, la ciencia y el arte, está en la curiosidad y la capacidad de maravillarse ante lo que está ahí y en ocasiones olvidamos: el vuelo de un insecto, el movimiento de una planta en busca del sol, los recorridos simultáneos de las embarcaciones por el mar o una de las microscópicas bacterias que habitan, desapercibidas, nuestro cuerpo. Schwartzberg retrata esos universos infinitos que habitan dentro de otros y esos que son tan grandes que nuestros sentidos no pueden percibir.

Su obra es capaz de plantear una de las muchas facetas (quizá la más esperanzadora) de la tecnología humana: su capacidad de permitirnos ver la belleza que no se ve en una primera mirada. En sus películas, como en el poema de Blake, la escala, el tamaño y el tiempo dejan de importar: el planeta y todo lo que en él sucede, grande o pequeño, rápido o lento, son parte de un solo organismo, y el saber eso podría transformar nuestra experiencia entera del mundo y de lo cotidiano.

En esta charla para Ted, Schwartzberg comparte algunos fragmentos de su proyecto en 3D titulado Mysteries of the Unseen World (ENG).


guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Cargar Más
© 2020 La Vaca Independiente
Aviso de privacidad
contacto@lavaca.edu.mx