Sobre el potencial creativo de los momentos disruptivos

20 | 05 | 2020

Un momento disruptivo es la oportunidad perfecta para reformular todo aquello que conocemos y conectar con nuestro potencial de transformación colectiva.

Vivimos momentos disruptivos

Ya hace un tiempo que la palabra “disrupción” ha comenzado a presentarse en diversos ámbitos de nuestro entorno, comenzando por el de la innovación y la tecnología, pero ¿cómo podemos afirmar que vivimos momentos disruptivos y qué implica transitarlos?

Es en 1995, a través de un artículo publicado en la Harvard Business Review titulado “Disruptive Technologies: Catching the Wave”(“Tecnologías disruptivas: atrapando la ola”), cuando se comienza a nombrar a la disrupción directamente ligada con los avances tecnológicos del momento. Clayton M. Christensen y Joseph Bower, catedráticos de la Harvard Business School y autores del artículo, comenzaron a poner atención en un patrón constante que vivían las empresas líderes en su ramo, las cuales fracasaban ante los cambios porque no se anticipaban a las necesidades del mercado. Su recomendación ante tal fenómeno era invertir en tecnologías pensadas en los clientes del futuro. Ir más allá de lo que está establecido. Imaginar y actuar en sintonía con lo que está emergiendo. 

En el entorno emprendedor la palabra “disruptivo” se vincula con una ruptura brusca que genera cambios. Si buscamos algún ejemplo de algún evento disruptivo basta con voltear a ver aquellas innovaciones que han transformado nuestra manera de interactuar con el mundo como la imprenta, que a mediados del siglo XIV rompió con el monopolio del conocimiento y abrió un nuevo camino para su difusión. Siglos después, con un sistema de imprenta ya consolidado, llega el internet como un conjunto descentralizado de redes de comunicación interconectadas que permiten la colaboración abierta y de libre acceso para la sistematización de conocimientos a través de iniciativas como Wikipedia.

Hasta aquí, todas las referencias sobre disrupción corresponden a creaciones hechas por el hombre que de forma intuitiva y creativa generan ese cambio brusco en el quehacer de la humanidad, ello al presentar nuevas alternativas para cubrir sus necesidades. Pero ¿qué sucede cuando nos encontramos con ese fenómeno de ruptura que de forma no premeditada reconfigura nuestras dinámicas establecidas? 

Los momentos disruptivos son la manifestación natural de ese fenómeno de cambio que va más allá de nuestros planes y son más bien aquellas circunstancias abruptas, como la reciente pandemia de COVID-19, las que generan un colapso en nuestra organización social. Esto pone en evidencia el delicado sistema del cual somos parte y la interconexión que tenemos todos los elementos que lo constituimos. 

Un momento disruptivo pone en duda las certezas que se habían construido en el territorio de lo conocido. Es decir, todo aquello que aprendimos y practicamos hasta convertirlo en un hábito o un modelo mental que guía nuestra interacción con la realidad. Es un momento que podría percibirse como un colapso lleno de incertidumbre, pero que al mismo tiempo es la oportunidad perfecta para abrir los ojos ante el cambio inherente a nuestras vidas. 

Para transitar un momento disruptivo se requiere de mucha observación de las condiciones actuales, creatividad para pensar “fuera de la caja” y escucha para apreciar lo que irá emergiendo, sin apresurar, sin forzar, más bien soltando y fluyendo al ritmo que marque el momento presente. 

Se trata de una invitación a abrir la mente y el corazón para aventurarnos en un viaje hacia lo desconocido. Si aceptamos la misión será necesario superar el miedo y las tensiones que surgirán durante el recorrido, con la firme esperanza de que al final del túnel encontraremos una gama de colores que serán la viva manifestación de nuestra transformación colectiva. 

Los comentarios están cerrados.

Cargar Más
© 2020 La Vaca Independiente
Aviso de privacidad
contacto@lavaca.edu.mx